Movimiento Jaime Bateman Cayon: El deber de todo cristiano es ser revolucionario

TITULO COLORES

TITULO EN NAVEGADOR

miércoles, 16 de febrero de 2011

El deber de todo cristiano es ser revolucionario

Hoy, a 45 años de haber tomado el bus que va camino a la inmortalidad de los sentires populares, saludamos a nuestro amigo Camilo, Camilo torres Restrepo, al cura guerrillero, a este colombiano soñador de nuestros sueños, a su fusil que dispara plomo del bueno, a su nombre, ¡pues está más vivo que muerto!

Saludamos a Camilo, el mismo que nos enseño que existe calor en el frio, aquel que puso patas arriba a los vejestorios de la iglesia, aquel que nos mostró que la labor de un cristiano revolucionario tiene que ir mas allá de la flagelación y el embellecimiento de la mierda.

Aquel que cambió el evangelio por un fusil, aquel que entregó su vida por más de mil.
Aquel que empuñó los fierros con absoluta voluntad y que no los ha soltado hasta ver la victoria final. Acompañado de tambores y de la clase popular, protegido por los cañones del amor eficaz.

Hoy viene Camilo y a la oligarquía advierte, que si vienen con sus balas disparando como siempre, que recuerden: que la montaña es más que una hermosa estepa verde, que Estado que ladra no muerde y policía que dispara no lee.

Que vengan con sus tanques, que nosotros estaremos con
Bolívar, Bateman y Camilo al frente, sin olvidar por supuesto a nuestro pueblo combatiente, a nuestros miles de niños que sienten hambre en sus vientres, a nuestras madres queridas que nos besan la frente. Con ellos estaremos batallando hasta la muerte.

Y que venga el estudiante con su mirada irreverente, que se acerque a esta fiesta que ya va a entrar en ambiente, que aliste la molocha y el peto lo apriete fuerte, pues en esta pachanga el que se descuida pierde.


Camilo, Camilo el cura Camilo, te cantamos hoy pues sabemos que sigues vivo, en el rostro del estudiante combativo, en el amor que una madre profesa por su hijo, pues tenemos la firme convicción que tu ejemplo es el camino.